Tecnología, energías alternativas y relevos. ¿El futuro del transporte de mercancías?

Tecnología, energías alternativas y relevos. ¿El futuro del transporte de mercancías?

El transporte de mercancías por carretera aporta un 4,8 por 100 del PIB español, genera más de 15.000 millones de euros a través de impuestos y el 85 por 100 de los productos que consumen los ciudadanos se transportan en algún momento en un camión, según datos de la CETM. Sin embargo, a pesar de haber demostrado su capacidad de adaptación en estos últimos tiempos, esta sigue siendo un área muy tradicional.

En muy poco tiempo numerosas empresas se han visto abocadas al cambio, enfocándose en nuevas ramas de negocio, como el ecommerce, para dar respuesta a los picos y valles de demanda. No obstante, aunque estos cambios parezcan ser pasajeros, hay otros que llegan para quedarse.

Algunas fuentes cercanas al sector aseguran que el futuro del transporte de mercancías por carretera y de la logística pasará por tres puntos:

1. Digitalización y tecnología

El transporte de mercancías por carretera necesita más tecnología que nunca. Es fundamental contar con plataformas de gestión que permitan digitalizar la documentación necesaria de la operativa así como herramientas tecnológicas para ayudar a planificar las rutas.

2. Eficiencia

Ante la incertidumbre del momento, las compañías del sector van a prestar mayor cuidado en la parte de costes. Una posible crisis puede afectar a los clientes y, más que nunca, van a necesitar estudiar sus costes cuidadosamente.

En la industria hay una estructura muy fragmentada en donde conviven más de 100.000 empresas de transportes con dos camiones de media, cada una de ellas sin apenas colaboración. Esto cambiará porque el sector será más eficiente si hay cooperación entre todos los protagonistas.

3. Sostenibilidad

El transporte avanza hacia caminos más sostenibles, tanto en la parte humana como en la parte medioambiental.

Actualmente hacen falta más de 100.000 chóferes en el mercado europeo. Los jóvenes no quieren ser conductores de camión ante las duras condiciones de vida a las que estaban acostumbrados. Afortunadamente, esto está cambiando gracias a nuevas gestiones como los relevos entre conductores, que permiten reducir la siniestralidad laboral y facilitar la conciliación personal.

De las emisiones que generan los camiones, el 98 por 100 se debe al carburante utilizado. Por esta razón, en el futuro los camiones van a utilizar energías alternativas como el gas y la electricidad. El uso de vehículos alternativos como el gas puede implicar una reducción del 75 por 100 de las emisiones de CO2, ahorrando más de 1.400 toneladas de CO2, en comparación con el diésel a lo largo de 2 años, según un estudio de la Unión Europea.

Deja una respuesta